Dieta Scardale para invierno

Mucho se ha especulado sobre la dieta scardale para invierno, pues en época de heladas el cuerpo necesita calorías para desenvolverse a plenitud.

Por otra parte, es común que una vez terminado el invierno mucha gente aumente de peso; ya que se realizan menos actividades y hay rutinas más sedentarias.

Este par de circunstancias son alentadores y a la vez problemáticas para la dieta scardale. En primer lugar, esta dieta es pensada para gente con poca movilidad y actividad diaria, por lo que resulta ideal para aplicarla en una temporada como la invernal. Sin embargo, debido a las bajas temperaturas el organismo necesita de calorías que suministren energía.

¿Cómo aplicar la dieta scardale en invierno?

Una dieta scardale para invierno debe adaptarse a las condiciones ambientales. En primer lugar, en su menú diario es obligatorio que incluya alimentos con vitamina C y A, indispensables para que el cuerpo sobrelleve las posibles enfermedades típicas de esta temporada.

Por otra parte, la dieta scardale deberá aumentar la cantidad de platillos servidos a temperaturas altas, como por ejemplo las sopas. Con esto se logra que el cuerpo absorba mayor cantidad de calor para compensar el frío imperante. Además, el sistema digestivo no se ve afectado por el aumento de densidad de los líquidos en su interior.

Finalmente, la dieta scardale para invierno tiene la difícil tarea de incorporar cierto número de calorías para soportar la baja temperatura.

En primer lugar, se recomienda comer granos, arroz o frutas secas. Estos productos contienen las proteínas que requiere esta dieta, a la vez que suministran un nivel moderado de calorías. El siguiente paso es que, obligatoriamente, se necesita un programa de ejercicios, pues las calorías solas, sin actividad física, generan obesidad y descompensan la efectividad de la dieta.

Además de lo anterior, sucede que la dieta scardale para  invierno solo deben realizarla personas con excelente salud, pues de lo contrario pueden acontecer problemas de diversa índole. De hecho, muchos médicos recomiendan postergar este patrón alimenticio a temporadas más benevolentes, para evitar posibles complicaciones.

Es necesario indicar que la dieta scardale es intensiva, pues se bajan 7 kilos en 14 días aproximadamente. La misma nunca debe prolongarse por más de dos semanas, pues resulta perjudicial. Igualmente, se debe estar bajo vigilancia médica y verificar que no haya descenso de masa muscular. Todos estos aspectos atañen a una dieta scardale para  invierno y deben ser vigilados para poder efectuarla sin complicaciones.